5 razones por las que cuidar tu employer branding

¿Qué es el marketing de reclutamiento?

Son las estrategias y tácticas que una organización puede ocupar para atraer, involucrar, implicar y nutrir al talento circundante antes de aplicar a una vacante. Dicho de otro modo, son las prácticas que permiten promover el valor de trabajar en una organización, con el fin de adquirir talento para ella. Barrow y Amber la definieron por primera vez en 1996 como “el conjunto de beneficios funcionales, económicos y psicológicos provistos por el empleo e identificables con la compañía empleadora”.

Importancia del employer branding

El employer branding es la forma en que haces marketing entre tus empleados y postulantes. Fácilmente, puedes compararlo con el marketing de productos y servicios, donde buscas la satisfacción del cliente para fidelizar y construir portavoces de la marca. En este caso, en lugar de enfocarte en los clientes, te enfocas en el personal. 

Ahí radica la importancia del employer branding. Se trata de mantener trabajadores felices y de atraer mejores talentos, ya que los postulantes verán a tu empresa como un buen lugar para trabajar.

Razones por las cuales invertir en tu marca empleadora:

1. Reduce los gastos en selección

Un buen employer branding puede reducir hasta en un 50% los gastos en selección. Por lo general, necesitas invertir tiempo y dinero para contratar a un candidato; además, tienes que destinar recursos a la educación de cada solicitante sobre tu empresa y convencerlos de que es un buen lugar para desarrollarse profesionalmente. Pero, si tu reputación te precede, ya habrá candidatos de calidad interesados y estarán más dispuestos a conocer sobre tu marca por propia cuenta.

Como resultado, podrás dedicar menos tiempo a proporcionar información y convencer a los potenciales contratados, reduciendo el uso general de recursos en cualquier contratación. Olvídate de los problemas en la fase de reclutamiento y convocatoria, y concentra tu tiempo en actividades de selección y evaluación.

2. Disminuye la rotación no deseada de talento

Puedes reducir hasta en un 28% la rotación no deseada del personal. En primer lugar, porque creas una cultura organizacional donde la mayoría de los trabajadores estarán satisfechos y contentos de trabajar en tu empresa.

En segundo lugar, la calidad de tus contrataciones va a mejorar. Es decir, las personas que llegan a tu empresa es porque realmente quieren estar ahí y tienen la capacidad para desempeñar plenamente el rol dispuesto para ellos. 

3. Atrae a tus prospectos antes que la competencia

Cuando buscas prospectos, siempre existe el riesgo de que el mejor talento decida irse con la competencia después de haber invertido en reclutamiento o en ponerte en contacto con ellos. Sin embargo, si tu marca empleadora es fuerte, seguramente preferirán quedarse contigo (incluso sin necesidad de invertir demasiado). 

Con una marca empleadora potente, permites que el mercado de talento identifique los beneficios de trabajar en tu organización (más allá de los explicitados en las ofertas laborales).

4 . Ser un referente en el mercado

Transmite un mensaje claro y atractivo respecto a la propuesta de valor de la compañía. Los prospectos de hoy encuentran, descubren y consideran las ofertas de empleo de la misma manera en que consideran productos y servicios para el consumo. Lo que el talento circundante perciba o asocie con tu organización, será determinante para que se conviertan en embajadores de la marca de la compañía, o detractores de ella.

5. Cumple tus objetivos organizacionales

Contar con el equipo indicado a nivel de competencias y comprometido con la organización es algo clave que se debe lograr al final de un proceso de selección. La percepción que tengan los colaboradores de los beneficios de pertenecer a la organización, determinarán cosas tan fundamentales como las ganas de trabajar cada día, o no tener dudas de darlo todo con el fin de cumplir con una meta, incluso si eso implica sumar funciones o más horas de las correspondientes cuando la circunstancia lo exige.