7 mitos de la gamificación en los procesos de selección

Encontrar y contratar candidatos de alta calidad es un reto que enfrentan cerca del 51% de las organizaciones. La gamificación en recursos humanos, específicamente en el área de reclutamiento de personal, es una excelente herramienta para superarlo.

Esto se debe a que el proceso de gamificación ofrece importantes beneficios en el reclutamiento de personal, entre los cuales destacan un mayor compromiso de los candidatos y la posibilidad de hacer una evaluación de habilidades más completa y objetiva.

Con todo, existen una serie de mitos en torno dicha estrategia que vale la pena desmentir.

1. La sola estrategia de gamificación representa la mejor forma de elegir al candidato ideal

Las pruebas psicotécnicas se han usado con éxito durante años en los procesos de selección para obtener información adicional que permite decidir a quién contratar o promover. No puedes desecharlas de un momento a otro. 

Lo que resulta ideal es complementar sus resultados con la gamificación, para que la evaluación de los candidatos sea mucho más holística y objetiva, evitando el denominado efecto Halo.

2. El proceso de gamificación es costoso y requiere conocimientos complejos 

En realidad, toda gamificación en recursos humanos debe ser diseñada por expertos en el tema, preferiblemente con base en datos duros y conocimientos profundos sobre reclutamiento. 

Sin embargo, existen programas especializados a los que accedes pagando una suscripción a la medida de tus necesidades. Estos, además, reducen significativamente el tiempo y recursos necesarios para ejecutar el proceso, haciendo asequible la gamificación para todo tipo de empresas. 

3. Le quita seriedad al proceso

La inclusión de elementos de juego en la captación y selección de talento está fundamentada en investigaciones serias y de buena reputación. Además, es clave para poner en evidencia las habilidades y capacidades de cada aspirante al cargo, dinamizando el proceso de selección.

4. A las generaciones mayores no les gusta la gamificación

En principio se puede pensar que este tipo de estrategias son eficaces solo para las personas jóvenes o nativos digitales. Sin embargo, la experiencia ha demostrado que todas las generaciones gustan de los juegos. Lo que debes hacer es implementarla estratégicamente y con un profundo conocimiento del perfil de trabajador que buscas, de modo que el proceso potenciado por gamificación sea coherente con tus candidatos.

5. No es eficaz para captar talento de calidad

Con este tipo de estrategias los métodos de evaluación son muy parecidos a un juego, lo que ayuda a los candidatos a reaccionar de forma más natural. No es lo mismo preguntarle a una persona si es competitiva, que verla en acción desenvolviendo sus habilidades de forma más espontánea. 

Esto puede traducirse en un aporte de resultados más precisos, aumentando significativamente las posibilidades de encontrar al talento de calidad que buscas.

6. Los candidatos necesitan estudiar antes de jugar

No necesariamente. Lo ideal es evaluar habilidades y conocimientos de forma natural en escenarios que representan situaciones de la vida real, que se supone tienen al momento de postular al cargo.

7. Basta con gamificar el proceso para atraer al mejor talento

Los candidatos no acudirán en masa a tu proceso de selección a menos que realices buenas estrategias de promoción. Por ejemplo, contar con un employer branding de calidad atraerá más y mejor talento.

Es importante que realices la estrategia de gamificación de la mano de expertos en el área, con software de alta calidad como KeyClouding, cuya herramienta KeyGames -potenciada por neurociencia- usa la gamificación para evaluar profundamente las competencias y habilidades de los candidatos, eliminando notablemente su deserción.